No lo toquéis

A Modesto Vázquez, cubano sin tregua,
Que me obsequió con un trozo del Muro de Berlín.
No toquéis ese Muro:
Es necesario su fulgor oscuro.
No destruyáis la línea divisoria
De ese puñal en medio de la Historia.
Ese Muro enemigo,
Desmanteló la libertad y el trigo.
Raya entre el bien y el mal,
No rompáis ese símbolo de sal.
Ese Muro de sangre, paradoja oportuna,
Servirá de vacuna.
No quebréis ese Muro, que la carne europea
Fue vacunada con su hoz atea.
No borréis el paisaje de un pasado
Derrotado, humillado.
Ese Muro murió de libertad
Y es el espejo de la humanidad.
Preservad su terror hecho amasijo:
Perplejidad del hijo.
Mantened ese oprobio de concreto:
Germen de asombro para el nieto.
El Muro de Berlín,
Aunque odioso, no debe tener fin.
Es bueno que los hombres del futuro
Mediten ante el Muro.


Poema No lo toquéis - Luis Mario