No basta el mal a siempre fatigarme

¿No basta el mal a siempre fatigarme,
sin que también el bien me dé tormento?
Yo’stava ya conmigo en buen asiento,
para cuanto dolor quisiesen darme.

Podía el no’sperar harto ayudarme,
y, por vieja costumbre, ‘1 pensamiento
hallava en el penar contentamiento,
o cosa que bastava a contentarme.

Aún me’storva el Amor tan baxo’stado,
dándome de plazer alguna vista,
con la cual se rebuelve mi cuidado,

y el mal con quien yo’stava concertado
con el venir del bien se me’nemista,
y buelve andar mi reino levantado.


Poema No basta el mal a siempre fatigarme - Juan Boscán