Mi diálogo con dios sobre la estrella

La lucha por la estrella es vigorosa.
-¡Procuraré llegar mucho más alto!
-Reposa, hombre; reposa,
Que el mundo no se deja atrás de un salto.
(La estrella sigue lejos).
-Tal vez no es tu destino el alcanzarla.
(¡Qué vívidos reflejos!)
-¿Y si me esfuerzo más para tocarla?
-¿Y si la contaminas?
¿No hay estrella en tu mano y mano en ella?
Tus manos son divinas,
Pero ¡nunca me ensucies una estrella!


Poema Mi diálogo con dios sobre la estrella - Jorge Antonio Dore