La lluvia

Así me gusta tu pelo, tendido y húmedo como una lluvia. Ah, qué infinidad de delgados ríos se derraman sobre tu espalda, qué inagotable fuente, […]



El enfermo

Si tus labios en verdad fueran de azúcar y no solamente dulces, hace años que habría muerto… ¡Tú sabes que yo soy diabético!



Acerca de la ternura

Si no hubiera conocido tu piel, si tus ángeles y sus pájaros -morenos, desde luego- no hubieran sido acariciados por mí, si no hubiera tocado […]