La liberación es

Una mañana
Sin guardias
Silencio
En un campo de concentración
Un sargento negro estadounidense
Ametrallando los portones
Olas de tanques rusos
Rodando sobre las alambradas
Años de lágrimas corriendo
Incontrolables
Los macilentos abalanzándose
A los depósitos de comida
Tragando puñados de grasa hasta morir
Despertar del estado de coma
Saludarse ante un espejo
Como si uno fuera un extraño
Hacerse decir, “vuelve a casa”
Evitar ser violada
Diciéndole a los soldados de la liberación
Que uno tiene “la enfermedad”
Caminar por rutas familiares
Parando en casas familiares
Golpeando a puertas familiares
Para ver quien retornó
Descubriendo qué partes de ti faltan
Llegar a la casa
Mirar a los antiguos vecinos
Que vigilan desde puertas y ventanas
Mirándote retornar
Un silencio diferente.


Poema La liberación es - Endre Farkas