La duda de reles

— Nos pregunta Reles
— sobre la vida…
— no sé si mi respuesta
— lo conforma,
— es sólo otro retrato
— ante su duda.
La duda de Reles
La vida anda enojada,
protestona,
con ojos de tristeza,
hambrienta,
con los zapatos rotos,
sin paraguas,
vestida de nostalgia,
sin escuela
herida tras las rejas
de los claustros.
Desorientada, dicen
que anda
haciendo huelgas a la risa,
buscando
la salud en basureros,
agotada
de limpiar bajo la lluvia,
injusticias,
en mejillas oscuras
de la infancia.
La han visto acongojada,
sollozando,
en las manos gastadas
del obrero,
en bolsillos vacíos
del labriego
con vista a las estrellas
del sin techo,
partiéndoles la espalda
por monedas.
Alguien la descubrió
regando sangre,
podando mapas, plazas,
flores blancas,
masticando la rabia
con desgana,
escupiendo capitales
entre balas,
secuestrando los sueños
en las tardes.
Desde hace un tiempo dicen,
se la ha visto,
conspirando en iglesias,
maniatando
los gritos de los santos,
pateando
diccionarios en las canchas,
y se sienta
a la mesa con los dioses
de los diablos.
Su rictus retrataron,
lastimado,
mientras cantaba un himno
en la ventana,
golpeando cacerolas
con sus manos,
descolgando banderas
y rosarios,
imprimiendo su dolor
en algún diario.
Paseando en el museo
de justicia,
cocinaba las tripas
de inocentes,
sin futuro posible,
desmadrados,
girando en calesitas
sin caballos,
juntando marionetas
sin sus brazos.
Argentina la sedujo
por centavos,
comprándola de oferta
en el mercado.
No pudo resistirse
ante poderes.
Se arrastraba, sumisa,
displicente,
en un acto de amor
hacia la muerte.


Poema La duda de reles - Silsh