La copa de mallarmÉ

EN lo alto, el cristal, invisible, perfecto

Donde hasta el sol se equivoca y tropieza.

Y la mano de plinto le sirve.

Por la mano se acerca la tierra

Hecha sueño de hombre a través

De la sangre vivida. y revienta

En la espuma con que ahora brindamos:

La pleamar, el final de la oscura marea.

Encontrar superficie, salir.

Libertad, soledad. La experiencia

Siempre inocente, siempre limpia

Es el límite, flor siempre abierta

En la gracia ideal del espíritu

Cristal sobre el que hiere la luz su presencia.


Poema La copa de mallarmÉ - Luis Álvarez Piñer