A laureta

¡Ay! Cuán hermosa, cándida y divina Brilla en su frente la inocencia pura, Más alba que la luz que el sol fulgura Al nacer entre […]