Remedio para melancólicos

Dido y eneas