Imagen

Tu casa parece un monasterio
ubicado en pleno centro de Washington.
Y tú el monje de ese monasterio.
Un verdadero monje
lacerado por la terrible soledad.
Como si fueras un trapense
dejado llevar por la tentación de los demonios
llegaste hasta la pequeñísima playa de Seattle
y entraste al frío mar
buscando piedras de colores en la arena.
Así pude ver tus pies
tus largas piernas, tus ojos grises-azulosos.
Y ahora, cuanto te recuerdo,
me sobreviene un sueño, profundo sueño en el que
pierdo la cabeza y escucho
a lo lejos
tu cálida voz, como de monje, explicando, preguntando,
ajustándote los lentes.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Imagen - Mayra Jiménez