Filosofía poética

Ser poeta es navegar
Por un río de tersura,
Con la desembocadura
Siempre salobre del mar.
Ser poeta es transformar
Una piedra bruta en gema.
Es la propiedad suprema
De atrapar con el acento
Las alas del sentimiento
En la jaula de un poema.
Hay poesía en el mar:
-lágrima de sal gigante
Que el pañuelo centelleante
Del sol pretende enjugar-.
Y si logra evaporar
Parte de su contenido,
Para el poeta sufrido
El llanto nunca se agota,
Porque en una nube rota
Recupera lo perdido.
Poética es la manera
De llegar a cada encuentro
Con las espinas por dentro
Y los pétalos por fuera.
Cuando una lágrima artera
El corazón nos estruja,
Esa invisible burbuja
Tiene mucho de elegía,
Pues la mejor poesía
Es la que el dolor dibuja.
Ser poeta es ir detrás
De un dolor que se encadena,
Reflejando en nuestra pena
Las penas de los demás.
Es repetir nada más
Que ilegítimos estrenos;
Sembrar todos los terrenos
Con las semillas mejores
Y marchitar nuestras flores
En los búcaros ajenos.
Hay poesía absoluta
En la inmolación del sabio;
Fue poesía en el labio
Socrático, la cicuta.
Cristo señaló la ruta
Redentora al mundo entero,
Y el Divino Carpintero
Cumpliendo una profecía,
Nos legó la poesía
De unos clavos y un madero.
Y hoy, cuando el amor flaquea
Y el odio se multiplica,
De nuevo se crucifica
Al Mártir de Galilea.
Sembremos en nuestra idea
El concepto fraternal,
Que no hay redención total
Para el hombre pecador
Mientras no sea el amor
Un poema universal.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Filosofía poética - Luis Mario