Con el agua hasta el cuello

Labor atenta de hilo solo

Cuánto sufre el amor

Qué vendaval de arena

En la hora desnuda

Nadie ha vertido

Ellas sí que te esperan