En la historia de un fracaso siempre hay una carta que nunca llega

Todavía recuerdo tu mirada fija

Y no 1a entiendo, ni sé qué decir

De aquella primavera

Sitiada por los besos.

A ti y a mí nos debe carta un sueño

De orillas rotas y una nube

Descubierta en la travesía

Infinita del olvido.

Todas las ciudades tienen

Semáforos que se abren y se cierran;

Son pequeños paréntesis

Del rojo al verde (ni rojo de labios,

Ni verde de selva),

Pequeños paréntesis de espera.

Y esperamos

Al borde de la calle, quietos,

Como inexistentes, un segundo antes

De retomar el paso con un rencor anclado

En mitad del corazón.

Nos debe carta un sueño, te repito;

Tú y yo

No nos debemos nada.


Poema En la historia de un fracaso siempre hay una carta que nunca llega - Angeles Carbajal