En el óvalo claro

(Kandinsky, 1925)

El viejo animal se revuelca en los charcos.
La lluvia trae historias de ahogados
Y no hay, no habrá testigos.
¿Con qué pelaje aguardo el alba
/de mis noches?
¿En qué lindes seré intruso
/de un carnaval de piojos?
Farfullan los huéspedes.
Cantas con los escombros
Para adormecer la navaja.
Díganme ahora si el disfraz
Preside las sesiones.


Poema En el óvalo claro - Manuel Lozano