El poema

Lo construyo despacio,
no tengo prisa.
Prefiero las palabras que me acerquen a ti.
Todas son válidas
aunque muchas de ellas
parecen menos limpias.
Se usan en los mercados,
la gente de la calle las profiere inconsciente,
así diluyen sus significados.
Las construyo despacio,
ladrillo por ladrillo.
Como una casa amable
que puedas visitar
cuando te plazca.


Poema El poema - Eduardo Langagne