El otro

Se despidieron junto a la frontera
Donde empieza un oscuro continente.
La tarde herida ya por el relente
De lenta noche en cenicienta espera.
Se despidieron. Nadie pensaría
Que iba a llegar tan áspero momento.
La tarde, golpeada por el viento
De la noche cercana, temblaría.
“No regresan los sueños ni los años”,
Dijeron -. Y la voz de los extraños
Sonó, como escindiendo los caminos.
Ambos durmieron con la misma esposa,
Ambos cortaron una misma rosa
Y de pronto tornáronse asesinos.


Poema El otro - Leopoldo De Luis