El domingo

Te anuncia un ecuménico amasijo de hogaza,
Que el instinto del gato incuba antes que el horno.
La grey que se empavesa de sacrílego adorno
Te sustancia en un módico pavo real de zaraza…

Un rezongo de abejas beatifica y solaza
Tu sopor, que no turban ni la rueca ni el torno…
Tú irritas a los sapos líricos del contorno;
Y plebeyo te insulta doble sol en la plaza…

¡Oh domingo! La infancia de espíritu te sueña,
Y el pobre mendicante que es el que más te ordeña…
Tu genio bueno a todos cura de los ayunos,

La Misa te prestigia con insignes vocablos,
¡ y te bendice el beato rumiar de los vacunos
Que sueñan en el tímido Bethlem de los establos!…


Poema El domingo - Julio Herrera y Reissig