Dueños

Con el alma desnuda me arrojo hacia la noche
Para iniciar mi danza de estéril amargura.
Acompáñame, amigo. Reniega de tus dones
De virtuoso mediocre, comparte mi locura.
Quiero beberme el mundo sentado ante una mesa,
Quiero desentenderme de todo lo que duele,
Entornar los postigos de mi inquieta conciencia
Y sumegirme en mundos donde el mundo no pese.
Hagamos una pira con todos nuestros sueños,
Burlémonos del tiempo que imponen los horarios
Y retrasemos tanto nuestros relojes viejos
Que podamos sentirnos como un par de muchachos.
Dibújate otra cara donde el dolor no estampe
Su sello sobre el lacre de las desolaciones.
Aquí está el primer vaso. Deja que el vino lave
Nuestras penas que hoy pesan como fardos de bronce.
El asalto del alba nos hallará en la esquina
Con otra madrugada de menos en el cuerpo.
Acompáñame, amigo. Vamos a quemar vida
Para sentirnos dueños de lo que no tenemos.


Poema Dueños - Jorge Antonio Dore