Divinas hebras de oro

Divinas hebras de oro, que del claro
Sol, imitáis en llamas la pureza,
Lumbres de grave, y celestial belleza,
A cuyo vivo fuego no hay reparo:

Espíritu gentil, ingenio raro,
Gallardo cuerpo, altiva gentileza,
Hidalgo pecho, angélica nobleza,
De mi alma refugio, y dulce amparo,

Tales son los efectos que resultan
De la imaginación, y la memoria,
Cuando vuestro valor y ser contemplo,

Que mis males, y daños se sepultan,
Y vengo a resumir en claro ejemplo,
Que todo el padecer se vuelve en gloria.


Poema Divinas hebras de oro - Vicente Espinel