Del tiempo en que henri bergson postulÓ al cerebro humano como una pantomima

I

El voraginoso desnudo en el desierto
es el que hace de Juan el Bautista
un repugnante saco de huesos.
¿Así son los escombros?
Que ese padrastro incestuoso
surja con flores extinguidas.

II

Un cristal morado roza la ceniza,
bendiciente en los patios del martirio.

III

Hebras de un té milenario
simulan la escritura del principio.
Pero ella está detrás,
ella está detrás,
está detrás como un diamante en Canopus,
¡la perra está detrás!

IV

El castigo se agregaría a la máscara.
Habría debido coronarse de espinas,
pero la lluvia interrumpió los sueños.

V

La araña oscura nada en el aire,
preparando en la imaginación
el tétrico encaje de una dinastía.

VI

Pezuñas en la cerradura.
¿Hasta allí incubarías la risa,
la sanadora, la gimiente, la odílica
midiendo la distancia entre la vela y el soplo?

VII

Un viento de Browning desentraña
los vestigios de un himno a Orfeo,
la cueva de Platón,
los frutos olvidados de Hubert von Herkomer.

VIII

Lames la furia enternecida
de esa plegaria clavándose en las manos.
¡Increíble pero perfecta, alabanciosa esta crucifixión!

IX

Que siembren en lo oscuro
la espinosa transparencia hasta donde no sé.
¿Alguien, alguien vela contra la noche?
¿Y esto era el hombre?

X

Bautismal el luto de las profecías.
Duermo con una calavera silenciosa.
Ninguna herida podrá enterrarse sola,
llevando en sí misma la mortaja
de mono disecado en el desierto.

XI

Escindida jaula, amamantada por el vientre
de quien nunca regresa a su palacio.
¿Sin piel me amenazas, vida?
¿Yéndome antes de mí, te hundes en la cal
fósil de musaraña?

XII

Has dicho la luz que teme porque es sombra y hastío.
Nada más podías esperar del hombre que tirita
bajo el frío, su desprecio.
Cambian las fases.
Laskshimi o Durga,
Deméter o Lilith,
Isis o Medea,
Cibeles o Astarté,
Kwanyin o Circe,
¿era este el infierno prometido
en el caliente collar de cráneos que me hablan?


Poema Del tiempo en que henri bergson postulÓ al cerebro humano como una pantomima - Manuel Lozano