Coplas de un reo

El yugo uncido a la res.
La barca amarrada al puerto.
Y yo siempre encadenado
Al muro de tu recuerdo
Pero a la res la liberan
De su yugo los yunteros
Cuando acaba la jornada
Y el sol se duerme en el cielo
Y la barca sale al mar,
Libre con su vela al viento
Coronada de gaviotas,
Con sus amuras crujiendo
Al alzar olas de espuma
Camino del caladero.
Y yo aquí, siempre cautivo.
Que condenaste a mi seso
A la cadena perpetua
De pensarte sin remedio.
Las res se libra del yugo.
La barca sale del puerto
Y yo sigo como siempre
De tu libertad bien preso.
Sin amnistía ni indulto.
Mi único perdón, el beso
Que ya nunca me darás
Porqué está en labios ajenos.

Poema Coplas de un reo - Ramón Graells Bofill