Con el poder de lisístrata



Invocando el poder de Lisístrata
Hago escarnio de los asalariados de la guerra
Para defender a mi Atenas de Esparta.
Convoco a la mujer de delantal
La de tacones
La doméstica y la reina
La obrera y la madre
La joven y la anciana…
A todas llamo
A desertar de las camas de sus amados
Hasta que todos regresen de la guerra
Y se nieguen a ofrecer sus vidas
Para que unos pocos sobrevivan
Con más riqueza de la que pueden usar
Si vivieran diez mil vidas.
Con el mismo poder de Lisístrata,
Se los juro,
Terminaremos con las guerras
Y los poderosos de turno
Caerán de su caballo con todo y sus morrales.
No más madres con niños heridos en sus brazos
Ni piernas amputadas con espadas
Ni hombres muertos en ajenas batallas.
Mandaré a las cabezas de faunos
A morder la soledad
Al ayuno sexual
Y no más carneros desollados
Ni familias a la espera
Desplazadas por la guerra.
Por el poder que tuvo Lisístrata
Todos los ejércitos
Se detendrán en seco
Vencidos por el aire
Que enfurecido llama
A la verdadera paloma de la paz


Poema Con el poder de lisístrata - Consuelo Hernández