Suburbio

Aquélla, la más perversa nunca amó. Se enredó en mis brazos entre sábanas. Sabia, los pies hacia la puerta… Irascible, su único defecto era su […]