Avatar

No existe
O no se manifiesta todavía,
Mas algo anuncia
Su presencia, tardía o inminente.

Y viene de muy lejos,
De un presente cercano, irreductible,
Que jamás escrutamos…

Un cauce le abre el agua.

Le ofrenda el viento su pulmón abierto.

En su núcleo, la tierra
Le amasa formas que madura el fuego.

Guarda la música un silencio fértil
Para escuchar su génesis.

El Sol descubre luz en su llegada.

La oscuridad – en flor – espera su perfume
Y la Luna – en creciente – le da su bienvenida.


Poema Avatar - Luis Ángel Barquín Villaverde