Algo fluye, cuando ya nada se agita

Algo fluye cuando ya nada se agita.

Y su paso inadvertido por las tinieblas que duermen con nosotros

Trocará en una luz exasperada cuanto de ciega tiene la miseria.

Desde el fondo, pozo o pantano de números,

Donde hostigados por el mundo y sus miles de cabezas

Caímos quince lenguas dentro de la carne,

Algo que sólo puede tocarse munido de los guantes de la desesperación,

Algo fluye, cuando creemos que ya nada se agita.

Obliga al dolorido músculo del corazón

Y al cerrado hueso de la mente

A comer y beber, aún dentro de sus celdas.

Es una fuerza que nos lleva rudamente de la mano

E inventa un camino de color insólito,

Por donde huimos desnudos de los ciegos.

Obediente, ella agitará los párpados de los muertos

Y hará huir a la mosca-heraldo, que espera paciente,

colgada de la gula.

Colgará de nuevo el sol, cuando la luna caiga.

Podremos verla latir en medio de nuestras negras sombras,

Aún cuando boquiabiertos, observemos día a día

Pasar nuestros propios funerales.

Algo fluye cuando ya nada se agita.

Por su gracia habrá fruto en las flores marchitas

(su magia gruñirá en la vértebra)

Lanzará por el aire ancianos y guadañas con pasos de diluvio;

Nuestras jóvenes canas se ennegrecen,

Ante el silbato de plata besado a último momento

Con manos temblorosas que arrojan al viento de los lechos.

Y cuando nuestros pálidos huesos

Den fuerza y vigor a las margaritas, aún palpitarán

Desde la tumba.

Porque algo fluye, cuando creemos que ya nada se agita.


Poema Algo fluye, cuando ya nada se agita - Luis Benítez