Al conde de niebla, don manuel alonso pérez de guzmán el bueno

Si diere lugar mi llanto,
Que, en mis esquivos enojos,
El ocio quitó a mis ojos
Y el ocio le dio a mi canto,

Osara, pero el tormento
De mis penas desiguales,
Sólo al tono de mis males
Tiene diestro el instrumento;

Porque de mis duros casos
Es ya tan uso el rigor,
Que sólo al son del dolor
Acierta mi voz los pasos.

Y así, aunque tal ocasión
Diverso estilo merece,
Por mi dolor prevalece
La costumbre a la razón.

Vos, dichosamente altivo,
Un nuevo Apolo espiráis,
Y con tal plectro os mostráis
Como nuevo Horacio vivo.
Tal que, o ya el negro bridón

Del mar mandéis, o la Lira,
Su Jasón la mar admira,
Y la lira su Amfión.

¿Qué os diré? Pero, alabar
Es sólo asunto de Apolo,
Al que no cabe en un polo,
Al que no abrazó una mar.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Al conde de niebla, don manuel alonso pérez de guzmán el bueno - Luis Carrillo de Sotomayor