A tomas morales, en su atlÁntico

Tomás, aquí en tu casa contigo al fin converso.
Ya no me abres los brazos, amigo, en el umbral.
Ya sólo puedo ahora decirle al mar tu verso:
A este mar que lo ha ungido con su yodo y su sal.


Poema A tomas morales, en su atlÁntico - Enrique Díez-canedo