Venida de minerva

Viníen con ella Aurora y Galatea,
Proserpina y Luzina, damas bellas,
Thetis, Luçindra, Glauco y Amaltea,
muchas nereidas, nimphas y donzellas.
Haziendo campo vienen en pelea
muchos faunos y sátiros ante ellas.
Dize a los dioses con acatamiento:
“Señores vengo a vuestro mandamiento”.
Júpiter, padre de la linda dama,
le dize: “Hija, está determinado
por todo este consejo, el qual os ama,
de os dar en matrimonio – alegre estado –
con el bello Cupido, cuya fama
tiene sujeta todo lo criado.
Y Amor casado con Sabiduría
será sabio el amor que naçería.

Y si Amor con amores inflamare
en el mundano suelo alguna jente,
verán que es sabio todo aquél que amare;
que Amor no herirá sino al prudente.
Y el hilo durará que començare
con honesta ocasión y conviniente.
Y si el lasçivo fuere enamorado,
no amor, sino torpeza es su ditado.

Por amor seguirán los documentos
de la industria, saber, trabajo y pluma.
Por amor se harán los casamientos
sin cobdiçia mortal que los consuma.
De aqueste amor serán todos contentos,
creçerán las virtudes como espuma.
Ansí, vos de amor seréis maestra.
Dezid agora la voluntad vuestra”.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Venida de minerva - Hurtado de Toledo