Tolvaneras

I
A qué apuesto
cuando pierdo
lo perdido
y lamento
tal cavar
sobre un mismo
desatino.
Sin embargo
la locura
y el perdón
son de Dios
que ahora llega
rescatando
mi delirio.
II
Porque al fin
lo que fue
también es
una broma
del destino
que me nombra,
sin saber
que ahora sufro
y miento,
pues La Rosa
de los Vientos
no conoce
rumbo fijo
ni permiso
en un desierto.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Tolvaneras - Eduardo Zambrano