Símil del viento

Te sentí, como el viento, cuando pasabas ya;
como el viento, que ignora si llega o si se va…
Fuiste como una fuente que brotó junto a mí.
Y yo, naturalmente, sentí sed y bebí.

Llegaste como el viento, náufraga del azar,
con tus ojos alegres entristeciendo el mar.
Para que la tarde pudiera anochecer,
te fuiste como el viento, que no sabe volver.


Poema Símil del viento - José Ángel Buesa