Símil del viento

Te sentí, como el viento, cuando pasabas ya;
como el viento, que ignora si llega o si se va…
Fuiste como una fuente que brotó junto a mí.
Y yo, naturalmente, sentí sed y bebí.

Llegaste como el viento, náufraga del azar,
con tus ojos alegres entristeciendo el mar.
Para que la tarde pudiera anochecer,
te fuiste como el viento, que no sabe volver.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Símil del viento - José Ángel Buesa