Rumbo

Por la izquierda entré a la vida
Y ella entró por la derecha.
Al medio nos encontramos
Y decidimos la senda
Por la que fuimos en busca
De un paraíso en la Tierra.
-Por la izquierda entré a la vida
Y ella entró por la derecha-.
Yo, una columna del templo
Y ella la otra: pareja.
Medias lunas a lo lejos
Y de cerca, luna llena.
Flujo y reflujo del agua,
Dos luceros en la alberca.
Norte y sur, sequía y lluvia,
Unión de raíz y tierra.
-Por la izquierda entré a la vida
Y ella entró por la derecha-.
Pero un día vi un espacio;
Se abrió una maligna brecha
Que dio cabida a una sombra
Que luego se hizo materia.
-Por el medio entró la sombra
Y dividió en dos mi fuerza-.
Su columna cayó al suelo.
La luna se ensució a medias.
El agua olvidó el reflujo.
Se ahogó un lucero en la alberca.
El norte apuntó al oeste
Y se agotó su agua fresca
Porque la sombra infinita
Se la bebió ante mi puerta.
Su raíz envenenada
Rechazó mi amante tierra
Y se me fue de las manos
Dejando mi vida a medias.
Cuando al fin nos separamos
Yo cargué la herida entera.
Hoy es una cicatriz
Que tiene la forma de ella.
Por eso he vuelto costumbre
Andar siempre por afuera.
-Si puedo servirle en algo,
Yo soy aquel de la izquierda.


Poema Rumbo - Jorge Antonio Dore