Regalo con sorpresa exterior

Quería darle

Una sorpresa,

Así que para su

Cumpleaños le

Regaló un seat

850, año 73.

Mi amiga estaba

Entusiasmada y

Como agradecimiento

Sacó el carnet de

Conducir y se

Volvió dócil.

Ahora se

Dejaba follar por

Las mañanas,

Justo al

Amanecer, aunque

Detestaba

Esas erecciones

Matutinas, y

Los tipos de ese

Calibre que

Despiertan a

Las chicas en

Mitad de un

Sueño.

Pero mi

Amiga

-normal –

Se hartó de

Copular por

Las mañanas

Y devolvió

El Seat 850

Del año 73.

Pero antes de

Eso lavó el

Coche, lo

Dejó reluciente

Y se lo puso en la

Puerta,

En la mismísima

Puerta, a

Su dueño.

Desde entonces

Mi amiga supo que

No habría más

Erecciones

Matutinas de

Individuos

De ese

Calibre, ni tampoco

Más Seats

850, del año

73.


Poema Regalo con sorpresa exterior - Rosana Popelka