Hora de nacer (xv)



– Avanza, avanza…
– Yo avanzo…
Yo estoy. ¡Bajo! En ti me meto,
flor, más flor, más flor…¡mi llama!
Diminuta flor que fuiste
cuando al avanzar bajé:
total flor sin dimensiones
ahora – unidad de calor-
roja, me vas encendiendo
en ti, y enciendes un mundo
sin relación de corola
-sin forma tuya-, en acción.
Y avanzo, acabo el pistilo
Y te unifico “¡Ay, amor!”.
Ay, amor, en tu regazo
-“¡Ay, amor!”-: rindo el sentido.
Duerme flor, más flor, más flor.
Duerme sin sueño. ¡No salgas!
Nuestra unión no acaba. Escucha…
En mañana mira, mira…
Ya el aire está modelando
la luz, y pesando el hueco
de los dos, ya concebidos
en flor de un ser que ya somos:
¡avanza! ¡avanza!…
– Yo avanzo…
Yo estoy. ¡Bajo! ¡En ti me quedo,
flor, más flor, más flor!: ¡Vivimos
gracia en gracias!…
-¿Al fin nacemos?


Poema Hora de nacer (xv) - Emilio Prados