El ciprés y la palmera

“La hiedra se abraza al primer árbol que
encuentra: ésta es en pocas palabras
la historia del amor…”

Napoleón Bonaparte

Y el delicado abrazo de la hiedra
cuyo deseo ha declarado suyo
al tronco que le sirve
para sus arabescos y ascensiones,
para su exhibición de aciaga gracia,
acaba ahogando al árbol elegido,
sorbiéndole la savia.
Es modelo de unión y de firmeza
esa fidelidad con que lo asfixia,
esa constancia con que lo amenaza
de muerte por amor diciéndole amor mío.

No el de la hiedra quiero, el de las aves
que anidan, cantan, tiemblan y se van
o la admiración mutua y silenciosa
que sienten el ciprés y la palmera.

Lo demás es pasión parasitaria,
ternura enredadera, húmeda cárcel,
hiedra tenaz que afirma su amor ciego
el árbol del que vive y al que mata,
hiedra del yo que asfixia lo que abraza.


Poema El ciprés y la palmera - Juan Vicente Piqueras