Cada vez

En Nicaragua nos asomamos a una ventana y vemos tierra con zacate
Y centauros cada vez que baja la luna y se oyen relinchos locos;
Relinchos para preñar los reflejos; relinchos para ensordecer la nostalgia.
Cada vez, cuando vemos de reojo la calle,
Están los perros flacos parodiando la inspiración de la mañana
Y dan mordidas azules con las pesadillas de nuestros fantasmas.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Cada vez - Carlos Calero