Apunte

Félix Lope de Vega y Carpio
amaba a Martha Nevares,
mujer de ojos muy claros.
Asombrosos destellos de turquesas
azulaban al mundo.
Ciega, Martha Nevares
se extinguió poco a poco.
Fue apagándose también la luz de Lope.
Ramón López Velarde
veía en María Nevares
unos ojos de color inusitado.
El reloj se detuvo para siempre
cuando Ramón no regresó.
El cielo se nubló y olvidó los azules.

Poema Apunte - Eduardo Langagne